Ategorrieta Plaza

Las calzadas viejas son unas grandes desconocidas de Donostia. Antes de que existiese Gros, antes de que existiese el Ensanche, cuando aún había murallas… las calzadas viejas ya estaban allí. Al este de la ciudad, la calzada vieja de Ategorrieta unía el único puente de la ciudad y los “montes de arena” (ahora Gros) con el camino de Intxaurrondo y el alto de Miracruz. Durante años, la ciudad se desarrolló a lo largo de estos ejes, creando pequeños núcleos que incluían caseríos, villas, casas, conventos, iglesias, colegios, plazas e intersecciones. Y un reloj.

Tras la construcción de la carretera Madrid-Irun, la calzada de Ategorrieta pasó a un segundo plano. En los años 60 del siglo pasado, la intersección de la calzada con la carretera se convirtió en una rotonda que se ha hecho cada vez mayor, rompiendo el eje histórico que constituía la calzada vieja. Se han derribado, además, varios edificios históricos, debilitando su morfología urbana.

Ategorrieta plaza es una propuesta que pretende revertir esta situación, a través de una intervención principal: Una nueva plaza en la intersección de la calzada vieja con la avenida Ategorrieta-José Elosegi, que recupere la unión del eje histórico entre la calzada vieja de Ategorrieta y la calle Intxaurrondo

 
/site/assets/files/1774/large01_lar.jpg